Mahatma Gandhi

La esperanza de paz

 

A menos que las Grandes Potencias desechen su anhelo de explotación y el espíritu de violencia, de las cuales la guerra es expresión natural y la bomba atómica su inevitable secuela,no habrá esperanza de paz para el mundo.

Hasta a los gobiernos más despóticos les es imposible permanecer en el poder sin la anuencia de sus gobernados. Es verdad que el déspota cuenta muchas veces, gracias a la fuerza,con el consentimiento del pueblo. Pero apenas el pueblo deja de temer la fuerza del tirano, su poder se derrumba.

Si muriese de una enfermedad prolongada o inclusive, vean bien, de un forúnculo o -¿por qué no?- de un simple grano, será vuestra obligación decirle al mundo entero, con el peligro de atraer sus iras, que yo no era ese hombre de Dios que pretendía ser. Si así lo hacéis, tendré el espíritu en paz. Por el contrario, sabed que si tuvieran que derribarme de un balazo -el otro día quisieron matarme haciendo explotar una bomba- y soy capaz de enfrentarme a ello sin estropearlo todo, consagrando mi último suspiro al nombre del Creador, entonces será que no he pretendido en vano ser un hombre de Dios. [Comentario efectuado en la noche previa al atentado que causó su muerte.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s